Noticias

Lo bueno y lo malo del empate de Junior en Envigado

Nuevamente, Junior está en el ojo del huracán. El elenco barranquillero solo pudo arrancar un empate ante Envigado en el Polideportivo Sur, lo que le permite mantenerse en la segunda posición del campeonato. Teófilo Gutiérrez y Germán Mera marcaron los goles ‘tiburones’, que a pesar que jugaron mejor que ante La Equidad y Alianza, una desconcentración los privó de la victoria.

LO MALO: DESCONCENTRACIÓN DEFENSIVA

Como ha sido una constante en los duelos de visitante, Junior recibió un gol en los primeros. Yeison Guzmán, quien recientemente firmó una extensión de contrato y recibió un aumento de sueldo, dejó fuera de combate a tres jugadores y elevó el balón hacia el sector hacia el sector izquierdo, donde Palomino cabeceó y dejó el balón en toda la puerta del área, donde Córdoba solo tuvo que rematar para anotar el primero.

Este primer gol es el reflejo de la pasividad defensiva que tanto ha palidecido Junior. Basta con evidenciar cómo con un solo movimiento, Guzmán logró sacarse de encima a gran parte de la defensa visitante. Por su parte, Rosero reaccionó tarde al marcar a Palomino, mientras que Germán Mera se dejó ganar las espaldas de Andrés Córdoba, que no encontró ningún impedimento para batir a Sebastián Viera, que decidió esperar en su arco el remate del jugador rival.

Envigado aprovechó dos desatenciones defensivas de Junior para anotar los goles.

LO BUENO: REACCIÓN EN EL MOMENTO JUSTO

En el segundo tiempo, el desempeño cambió y la ofensiva ‘tiburona’ volvió a tomar las riendas del juego. Freddy Hinestroza se reactivó como lateral y mandó un centro al área que capitalizó Teófilo Gutiérrez para enviar al fondo de la red. Este gol significó un tanque de oxígeno para el equipo, puesto que la presencia del jugador más importante de los últimos cinco años en Junior incide en el desempeño del equipo.

A partir de ahí el ‘rojiblanco’ creció en su juego y volvió a ser ese equipo que quería la hinchada, la cual volvió a vibrar con una segunda anotación, cortesía de Germán Mera. En esta ocasión volvió a ser fundamental Freddy Hinestroza, quien ha cumplido mejores actuaciones con Junior como visitante. Basta recordar que ha incidido en tres de los cuatro goles que ha marcado el ‘tiburón’ fuera de casa, por lo que su aporte es importante cada vez que Junior sale del Metro.

El 2-1 era, a esas alturas del partido, la confirmación de la recuperación del equipo barranquillero, que demuestra que cuando Teófilo Gutiérrez está enchufado, el equipo vuelve a jugar a lo que quiere la gente. Con el acompañamiento de Fabián Sambueza además del buen desempeño de Hinestroza, Junior tenía todas las armas para marcar más goles.

Como en Manizales, Junior logró reaccionar y en una ráfaga le dio vuelta al partido.

LOS VIEJOS ERRORES CONDENAN A JUNIOR

Sin embargo, los errores defensivos volvieron a aparecer en el peor momento; cuando el reloj marcaba 90+1, Envigado logró empatar el encuentro gracias a Jader Maza. Se evidenció la falta de experiencia de jugadores como Joan Castro y Homer Martínez, quienes y quedaron retratados Martínez permitió que el atacante rival se volteara para rematar, mientras que Castro llegó tarde al cierre y no pudo evitar la igualdad.

El 2-2 es un resultado que sabe a poco para Junior, teniendo en cuenta que en el segundo tiempo evidenció su superioridad y mereció ganar el partido. Sin embargo, como bien dice el viejo adagio, el fútbol no es de merecimientos sino de hechos. Resulta particular el hecho que Luis Amaranto Perea, siendo un férreo defensor que siempre mantuvo buenas actuaciones, no haya encontrado la vuelta para resolver las falencias que tiene su equipo.

Teófilo Gutiérrez marcó su segundo gol en Liga
Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios