Noticias

«Qué tristeza lo que estamos viviendo en nuestro país. ¿Para qué ponen un ministro de deporte? Ni siquiera sabe lo que está haciendo»: Fernando Reales

Fernando Reales es un técnico de dilatada trayectoria en el fútbol aficionado atlanticense. Por sus manos han pasado muchos jugadores que luego dieron el salto al fútbol profesional, donde hicieron una gran carrera. Sin embargo, ahora el técnico enfrenta uno de sus partidos más duros: la falta de recursos por la pandemia del coronavirus, el cual ha expuesto la cruda realidad del deporte aficionado en Colombia: la difícil situación económica por la que pasan muchos entrenadores, que dedican su vida a estas disciplinas.

En una extensa charla con JUNIOR A UN CLICK, Fernando explica la situación en la que se encuentran muchos entrenadores: «Habemos aproximadamente tres millones de entrenadores en este momento en toda la disciplina deportiva de Colombia. Estos tres millones de entrenadores estamos varados, sin competencia, sin trabajo, sin nada. Muchos compañeros nuestros, específicamente de fútbol, están pasando por una calamidad que hay que vivirla para poder hablarla. Muchos amigos del fútbol aficionado no tienen para desayunar, mucho menos para almorzar. Esto es una situación que yo, como entrenador, tomo vocería para denunciar esto en Colombia: el Gobierno, el presidente y los ministros se jactan de que hay ayuda en todos los barrios, en todas las ciudades y muchos amigos entrenadores de todas las disciplinas deportivas me dicen que es mentira. Es mentira que llega ayuda del Gobierno para que los entrenadores se sientan un poco mejor. En este momento han muerto muchos entrenadores en Colombia de las diferentes disciplinas por falta de clínicas, falta de hospitales, falta de atención médica: cuando tu llamas no te atienden».

Así mismo, Reales reafirmó sus críticas al ministro del deporte, puesto que considera que ellos solo se preocupan por el fútbol profesional, y no por los deportes aficionados: «no es posible que el Ministro del Deporte esté hablando de arrancar el fútbol profesional. No es posible que en Colombia, los periodistas no analicen por qué van a empezar el fútbol profesional, donde los jugadores se ganan muchos millones: ¿Cómo es que estos jugadores en Colombia, en el mundo, no van a tener para poder comer, vivir dignamente por 6, 8, 9 meses mientras pase la pandemia? Ni el gobierno ni el ministro del Deporte mira el fútbol aficionado en las diferentes categorías, no miran todos los torneos que hay en toda la disciplina deportiva en todo Colombia. El ministro ni siquiera se ha puesto a pensar cómo reciben dinero estos entrenadores y entrenadoras: señoras de 40, 50 años que son entrenadoras. ¿Cómo están haciendo en este momento para comer? El ministro nunca se ha hecho esa pregunta. El presidente dice que vamos hacia el protocolo con los clubes profesionales, pero no mira abajo: abajo hay hambre y miseria. No miran abajo porque no quieren ayudar a los entrenadores, a todos los preparadores físicos que son licenciados y no están trabajando con el gobierno».

Según el técnico Fernando Reales, hay 3 millones de entrenadores en todas las disciplinas del deporte aficionado en Colombia que pasan muchas necesidades

El entrenador atlanticense denuncia que el sistema de trabajo del fútbol afionado ha influido para que se presente una agruda crisis, puesto que muchos entrenadores no trabajan ni reciben ayuda del Gobierno: «Los entrenadores en todas las disciplinas deportivas no tienen contrato, no tienen prestación de servicio, no tienen prima, no tienen nada. ¿Por qué? Porque nosotros arreglamos con un señor, que tiene un buen trabajo, y él contrata varios entrenadores. Dice: «te voy a pagar dos pesos para que me dirija este equipo». El día que se queda sin trabajo, ese día dejaste de trabajar, que es lo que está pasando en estos momentos en Colombia. Todos los entrenadores y la diferentes disciplinas quedaron sin ganar un peso porque los equipos quedaron sin trabajo. Es grave, da ganas de llorar y provoca angustia ver que algún compañero en Colombia no tiene ni para un transporte: es muy difícil esta situación qué está pasando en el deporte».

No obstante, Fernando destaca que algunos entrenadores en el Atlántico han recibido alguna ayuda del presidente de la Liga de fútbol, pero no es suficiente: «Se puede decir que aquí en Barranquilla hemos tenido al menos apoyo de parte del presidente de la Liga de fútbol del Atlántico, Francisco Sánchez. Se ha podido ser como un líder, como el presidente de la Liga, que ha hecho llegar auxilios a varios entrenadores, que han tenido una situación precaria, regalado unas compras para ayudar a grandes entrenadores para que lo necesite. Tenemos que agradecerle al presidente de la Liga de Fútbol del Atlántico, Francisco Sánchez, pero hablando allá arriba, el Gobierno y el ministro en todo Colombia no ha hecho nada. Puro engaño, pura mentira».

Reales explica que la situación del entrenador en el fútbol aficionado es muy crítica, puesto que no tiene ni siquiera para poder pagar servicios básicos: «En el fútbol aficionado no hay quien le dé la mano a nadie. ¿Es posible que un padre de familia de cierta escuela en Colombia le regale una compra para poder sobrevivir? ¿Será que el otro padre familia le dé algo para poder almorzar o alguito para poder cenar? Y el día siguiente no tiene para más nada. ¿Cómo es posible esto? ¿Cómo es posible que nuestros entrenadores no tienen para pagar el recibo de luz, agua, gas, TV cable? ¿Cómo es posible que los entrenadores han perdido contrato con Tigo, Con Claro, con el que sea, porque se han desafiliado, porque le cortan el servicio, porque no hay plata para pagar agua, ni para pagar luz, gas. ¿Como están haciendo los trabajadores para vivir? Se están ayudando uno al otro pidiendo, perdiendo esa gran honestidad como un profesional que se han hecho todos entrenadores profesionales de pedir, pelar la cara».

Muchos de los deportistas que han escrito su nombre en la historia reciente de Colombia iniciaron en el deporte aficionado

Visiblemente afectado, el entrenador atlanticense afirma que el abandono del Gobierno Nacional hacia el deporte aficionado es total: «Qué tristeza lo que estamos viviendo en nuestro país. Yo pensaba que mi país, nuestro país, nos querían; pensaba que nos amaban, que éramos alguien en la vida a nivel nacional. Mentira. ¿Para que ponen a un ministro de Deporte? ¿Para qué lo ponen? No saben ni que es lo que está haciendo. No saben qué es lo que hace el señor ministro. De parte mía, haría un censo de todos los entrenadores en Colombia. Eso es lo que tienen que hacer. Estaban llorando porque querían hacer el torneo femenino, querían hacer el Mundial en Colombia, y tienen más de tres millones de entrenadores pasando necesidad. Analicen las cosas, sepan planificar las situaciones».

Fernando reiteró la importancia del deporte aficionado en Colombia, puesto que ellos son los que forjan las carreras de los deportistas que han traído mucha alegría al país: «Los jugadores que están en la profesional son hechos por la gente del deporte aficionado. Se le olvidó eso al presidente, al ministro. Se le olvidó al ministro que en las canchas en Colombia hay niños de 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11 años practicando el deporte. Saben que esos son los que le dan la victoria. Le dan la bandera a Colombia. Colombia y todos esos deportistas son los que van a los estadios que llenan los estadios de selección Colombia. Se van a los Mundiales, a los Olímpicos. ¿Por qué? Porque todos los entrenadores de Colombia, de la disciplina deportiva, se esfuerzan, se mueren, se capacitan para enseñar a estos niños, para que sean unos grandes profesionales. Son los que hacen la formación, la parte, la disciplina para que estos niños sean bien, para que sean unos buenos profesionales, para evitar que consuman drogas y cometan asesinatos. Son todos estos entrenadores que están pasando hambre y miseria. La otra cara de la moneda».

El fútbol aficionado es una fuente inagotable de futbolistas que colocan a Colombia en un sitio privilegiado del fútbol sudamericano y mundial

Finalmente, Fernando Reales descartó que los entrenadores vayan a participar en alguna competencia este 2020: «Ustedes ven que estos entrenadores están pasando hambre y no tienen comida posible. Yo como entrenador, olvídense que tenemos vida este año. Nosotros estamos muertos en el fútbol, en todo deporte, en toda la disciplina. Nosotros no vamos a competir este año. Nosotros no vamos a participar este año en ningún torneo, ni Sub20, ni selecciones atlántico, ni selecciones sub15, sub 12, ni liga de nada. Lo va a ver. Tenemos que ser conscientes. Nuestros entrenadores de todas las disciplinas baloncesto, voleibol, ciclismo, natación, softbol, karate, se están enfermando, y no acuden a una clínica porque tienen miedo de morir. Están desde hace ocho o nueve meses sin trabajo, sin ningún sueldo. Tres millones de entrenadores, preparadores físicos, asistentes y kinesiólogos que no tienen para comer. Dios vendrá, juzgará y mirará de arriba todo esto que está pasando».

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios