Uncategorized

Santa fe 3 – Junior 1: Un tropiezo no es caída

Se sabía que en algun momento se debía perder. En un equipo nuevo, que sufrió bajas, ausencias y lesiones que limitaron mucho el equipo, era de esperarse que tropezara tarde o temprano. y fue ante Santa fe en la fría Bogotá, esa ciudad en la que el tiburón consiguió muchas alegrías, pero que ha sido difícil conquistar, ya sea con Millonarios, Santa fe o La Equidad. Para la muestra está que Junior solo pudo ganar allí una sola vez en liga en los últimos 20 años (2-1 en 2008) y en donde no saca su arco en cero desde el Apertura 2007.

Fue un partido que mostró falencias que ya se conocían, pero que esta vez si fueron aprovechadas por el rival. Y ese rival estuvo acá, supo dejar su huella acá y salir campeón acá: Fabián Sambueza, ese jugador cuya salida suscitó polémica por el inadecuado manejo que se le dio, fue el que asestó la primera puñalada a un equipo que no supo reaccionar. Bien dicen que no hay cuña que más apriete que la del mismo palo, y el argentino fue el millonésimo ejemplo de esa afirmación. Atrás quedó el invicto de Sebastián Viera, atrás quedó la seguridad defensiva que habían brindado Mera y compañía, que se vio comprometida con una acción de Jefferson Gómez que el árbitro (previa revisión del VAR) catalogó como penal, que fue convertida en gol por Diego Valdés.

La derrota ante Santa fe, si bien estuvo condicionada por las innumerables bajas que han aquejado al tiburón en el inicio del campeonato, duele porque es la confirmación de algo que se vio desde el primer minuto del partido contra La Equidad: a Junior le está costando encontrar su juego, ese juego que lo hizo obtener un bicampeonato y dominar el fútbol colombiano en los últimos dos años. Teniendo en cuenta que este campeonato será aun más difícil (solo clasificarán 4 a la fase final), cualquier punto que se deje atrás puede incidir en el rumbo del campeonato.

Junior sufrió el primer golpe a su proyecto 2020 con la derrota ante Santa fe, que obtuvo su primer triunfo en el campeonato.

Aunque duele, esa derrota debe ser una lección para los jugadores y el cuerpo técnico de Junior sobre las cosas que se deben corregir y los errores que deben evitarse, como el tercer gol de Santa fe, anotado por Diego Valdés, en el que el jugador que estaba cuidando su espalda era Carmelo Valencia, a quien anticipó de forma fácil y sorpresiva.

Pero no todo fue malo: precisamente Carmelo Valencia es el punto más destacado de esta caída en tierras capitalinas. El delantero chocoano está pagando la confianza que le depositó Julio Comesaña. No solo por su gol del descuento (que, por cierto, fue un golazo), sino por sus ganas, su compromiso, por ser el que levantó a Junior en los últimos minutos. Ha participado en dos de los cuatro goles que ha anotado el rojiblanco hasta el momento, lo que sin duda puede ser catalogado como un buen rendimiento para este inicio del torneo.

Consumado el primer traspiés, Junior no puede permitirse el lujo de llorar sobre leche derramada. Le siguen varios duelos difíciles: el siempre complicado Once Caldas en casa, una visita de riesgo a Ibagué, verse las caras en el ‘derbi’ costeño ante el ‘matagigantes’ Jaguares…. y qué hablar del debut por Copa Libertadores ante el rey de América, Flamengo. Confiamos en que Junior podrá sacar algo positivo de esta derrota ante el león, y que lo utilizará en los próximos partidos. Perderá otros partidos, de eso no hay duda, pero queda la tranquilidad de saber que este equipo experimentado, de buenos jugadores, sabrá recomponerse de este mal trago y luchará por la anhelada décima estrella.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios