Uncategorized

«Mi etapa como entrenador de Junior no debiera tener más continuidad»: Julio Comesaña

La etapa de aislamiento obligatorio preventivo que se vive en Colombia le ha servido a Julio Comesaña para reflexionar. En conversación con Óscar Deportes y Camerino Juniorista, Julio Comesaña repasó toda su historia con Junior, destacando anécdotas y experiencias con el equipo de sus amores, que lo ha convertido en un barranquillero más.

El técnico recordó su primer ciclo en el tiburón como jugador, cuando fue contratado por Fuad Char. Sin embargo, confiesa que le faltó adaptación: «Conocí a Fuad Char en el hotel Tequendama de Bogotá. Me llamaron por teléfono y me preguntaron si me interesaba ir a Junior. Me reuní y hablé con él: le expliqué que tenía que recuperarme de una hepatitis, y me dijo que fuera que en Barranquilla me recuperaba. Acepté cuando ya estaba en condiciones. Esa primera época no fue buena para mí: no estaba en condiciones de dar lo que tenía que dar. Sin embargo, me llevé un gratísimo recuerdo de muchas personas que me ayudaron posteriormente en mi regreso a Barranquilla: ‘Orejita’ Núñez, Lucho ‘Cúcuta’, Marcos Coll y Carlos Peña».

Así mismo, Julio habló sobre aquella lesión que casi lo margina del fútbol; manifestó, en tono de broma, que había hablado con Fuad Char para trabajar en Olímpica: «En ese momento tenía una lesión, y decían que no quería jugar, cosa que nunca se me pasó por la cabeza. Hasta que un día decidí dejar de jugar. Le dije a Fuad Char que me iba a quedar a trabajar en la Olímpica. Tenía una problema en la rodilla, así que pensé en quedarme acá y en trabajar acá. Un día cualquiera viajó a Argentina y trajo a Varacka. Cuando vino de vuelta, le contó que yo estaba acá. Varacka dijo que yo estaba joven, que esperaba. Me recuperé de la lesión y empezó la historia con José».

El uruguayo afirmó que José Varacka fue un técnico muy importante en su carrera, formando un equipo que tuvo trabajo y construyó el primer título para el cuadro barranquillero: «Era un hombre de mucho temperamento, de mucho carácter y de tomar decisiones. Le gustaba conformar planteles que tuviesen armonía, que miraran para el mismo lado. Que todo el mundo aporte y que nadie venga a poner condiciones. Orientaba a los jugadores y les daba disciplina. Y se hizo un equipo que en Barranquilla era casi imbatible: de lucha, de trabajo en la cancha, organizado. Si hubiera habido tiempo, y las circunstancias hubiesen sido otras, Víctor Ephanor y Caldeira no habrían renegado de estar en un equipo así. ¿Se imaginan a Víctor Ephanor jugando con Verón y con Arango? Es imposible que no se entendieran. Pero José se aseguró de atrás para adelante. El equipo del 77 jugaba muy bien: Toto Rubio sabía jugar, Solari sabía jugar, Verón, Arango… eso le daba el toque de distinción al equipo».

Por otro lado, ya en su etapa como técnico, Comesaña analizó a los equipos que dirigió en 1993 y 2018, muy recordados por la hinchada debido al fútbol que desplegaron: «El equipo del 93 a mí me generaba en un principio dolores de cabeza porque pensaba como hacía para recuperar la pelota en campo contrario. Si con los jugadores ofensivos que teníamos podíamos acabar con cualquiera. Teníamos al pibe, a pachequito que era un extraordinario jugador, niche, que tenía remate con las dos piernas, Valenciano, Méndez que era una fiera en el mediocampo. El del 2018 era más corto por las características del equipo, que salía sin apuros. Nos interesaba llevar la pelota al campo contrario y tenía una circulación de pelota espectacular. Cantillo siempre encontraba las líneas de pases correctas y hacía el pase que tenía que hacer. Y adelante teníamos a Chará, Teo, Díaz, Jarlan y a Yoni González, que nos dio una mano impresionante. Hacíamos los goles adentro del área. Todos se daban cuenta y no podían pararlos. Era un equipo extraordinario».

Finalmente, Julio Comesaña insinuó que esta podría ser su última etapa como técnico del cuadro barranquillero: «Mi etapa como entrenador de Junior no debiera tener más continuidad. Las cosas no hay que gastarlas tampoco. Yo creo que la etapa de Junior está pegadita al cierre de mi carrera. Eso me tiene tranquilo, yo se que no tengo ningun problema con los dirigentes ni con nadie. Es una etapa que ya se debe cerrar».

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios